Home   /   Experiencias  /  Recetas  /   Una paradita rumbo a Santiago: el botillo de El Bierzo
Una paradita rumbo a Santiago: el botillo de El Bierzo

Quien ha vivido en sus piernas la experiencia  del Camino de Santiago sabe el peso que tiene la gastronomía ibérica a lo largo de todo el recorrido. Desde Roncesvalles hasta Santiago, “El Camino” transcurre por centenares de pueblos y regiones que ofrecen a los peregrinos lo mejor de sus tierras. Hay quien prefiere tirar de bocadillos y no se complica demasiado por satisfacer a su paladar, pero el viajero gourmet disfruta probando lo mejor de cada lugar.

Desde los espárragos navarros y las alcachofas y los cogollos de Tudela, hasta el pulpo y el marisco gallegos, pasando por el ternasco y el jamón aragonés, los más de 700 kilómetros de camino te ofrecen un sinfín de platos típicos, producto de las mejores cocinas de nuestra rica gastronomía.

Hoy nos vamos a desplazar hacia el noroeste de la provincia de León para degustar uno de los productos más emblemáticos de la comarca del Bierzo. El Bierzo es una región natural separada del resto de la provincia por los  Montes de León. Son varias las paradas que efectúa el Camino de Santiago en esta comarca, entre las que destacamos su capital Ponferrada, y Villafranca de El Bierzo. Cuando atravieses cualquiera de sus pueblos y te pares en las puertas de los bares a leer las pizarras con los menús, una palabra destacará sobre todas las demás: “botillo”.

Si lo has probado, ya sabrás que no estamos hablando de un plato ligero, pero sí tremendamente sabroso. De origen medieval, el botillo del Bierzo se elabora principalmente a partir de costilla de cerdo y rabo de cerdo, además de otras partes del animal como lengua, carrillera, paleto y espinazo. Se trata de un producto con denominación de origen y el Consejo Regulador es muy estricto con las proporciones de cada ingrediente. Al cerdo se le añade sal, pimentón, ajo, y se embute la mezcla en la tripa del cerdo (previamente sazonada y adobada). Posteriormente, el botillo pasará por un proceso de ahumado y uno de secado, que suele extenderse hasta los 9 días.

Aunque hay muchas y deliciosas formas de degustar el botillo (en pastel, con hojaldre, con arroz, en revuelto… ¡incluso con cuscús!), si eres primerizo vamos a recomendarte la receta tradicional, que requiere, además del propio botillo, chorizos frescos, un repollo mediano y patatas. Se recomienda cocer el botillo durante dos horas si pesa en torno a un kilo y, a falta de media hora para completarse es cuando se añaden las verduras, las patatas y los chorizos. En Directo al Paladar puedes ver la receta al detalle.

No pierdas la oportunidad de disfrutar de uno de los platos más excelentes y recomendables de todo el Camino de Santiago.

Así que… buen camino, ¡y que aproveche!

“Manjar de pobres y ricos, Patrimonio de la Humanidad que te sorprende, te enamora y te deja el cuerpo de jota”, Luis del Olmo, sobre el Botillo.

Foto obtenida de: La Cocina Sonora

Tags

Related Article

Post a new comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.