Home   /   Salud  /   Tratamientos farmacológicos y no farmacológicos para solventar los problemas de gases
Tratamientos farmacológicos y no farmacológicos para solventar los problemas de gases

Problemas de gases. ¿Os suenan? Seguro que sí, y que muchas veces surgen cuando peor nos vienen. Para solucionar los problemas, lo que  tenemos que hacer es primero un trabajo de prevención, y si surgen, actuar en consecuencia.

El objetivo de realizar una terapia y tomar ciertos hábitos en nuestro día a día es reducir la frecuencia, intensidad y la duración de los síntomas de los gases intestinales, y por otro lado reducir el impacto de estos sobre nuestro estilo de vida. Por ello, os vamos a dar unas pautas para tratar de solventar estos problemas que pueden arruinarnos los días, diferenciándolos en tratamientos farmacológicos y no farmacológicos.

Tratamientos no farmacológicos para solventar los problemas de gases

La terapia no farmacológica se reduciría a adaptar hábitos alimenticios a las necesidades de nuestro cuerpo. Conocer bien nuestro cuerpo nos aportaría una gran ventaja. Reduciendo el consumo de alimentos productores de gases podemos solventar gran parte del problema. Más aún, sabiendo cuales son los alimentos que más gases nos dan a nosotros en concreto. Las personas que no toleren estos alimentos, harían bien en evitarlos por completo en su dieta. En ese caso, es conveniente que lo consulten con un especialista, para asegurarse de que sustituyendo esos alimentos por otros incluyen todos los nutrientes necesarios en una dieta equilibrada.

A continuación, podéis consultar cuales son los alimentos que tienden a producirnos más gases por norma general, y por tanto que tenemos que tener controlados.

Alimentos que producen cantidades moderadas de gases: Patatas, berenjenas, cítricos, manzanas, repostería, pan.

Alimentos que producen cantidades significativas de gases: cebollas, apio, zanahorias, coles de Bruselas, pepino, col, coliflor, rábanos, habas, pasas, plátanos, albaricoques, ciruelas, frutas desecadas, pan ácimo, germen de trigo, rosquillas, legumbres, ensaladas, cereales de salvado, alimentos ricos en salvado, arroz integral, puerros, chirivías, productos lácteos, leche, helados, queso, alimentos cocinados a la plancha o inmersos en abundante aceite, carnes grasas; salsas con crema de leche (aunque los alimentos grasos no poseen un alto contenido en hidratos de carbono, también pueden contribuir a los gases intestinales), alimentos con un alto contenido de azúcar o con jarabe de fructosa de maíz (refrescos por ejemplo), Productos que contienen sorbitol y manitol.

Además del cuidado en nuestra alimentación, también podemos adaptar ciertas pautas para tratar de reducir los síntomas de los gases intestinales:

  • Relajarse un poco antes de comer. Se puede seguir esta sencilla técnica de respiración para favorecer la relajación y liberar la tensión:
    • Siéntate en una posición erguida cómoda, sin cruzar los brazos ni las piernas.
    • Inspira pausadamente, utilizando el abdomen. Detente un momento antes de exhalar.
    • Cada vez que exhales, cuenta en silencio «Uno… dos… tres… cuatro».
    • Repite este ciclo durante 5-10 minutos.
    • Nota cómo se lentifica gradualmente tu respiración, cómo se relaja tu cuerpo y cómo se tranquiliza tu mente mientras practicas esta técnica de respiración.
  • Come y bebe lentamente en un entorno tranquilo.
  • Mastica por completo los alimentos. La digestión empieza en la boca con la salivación del alimento al masticar. Por lo tanto, cuanto más se mastique, mejor.
  • No sorber ni beber de un trago los líquidos, no beber con una pajita ni directamente de la botella, ni beber agua de fuentes públicas.
  • Dejar de fumar.
  • No intentar inducir eructos o forzar la expulsión de ventosidades.
  • No sobrecargar el estómago en una sola comida.
  • Evita las bebidas carbonatadas.
  • Evita las bebidas con cafeína.

Tratamiento farmacológico para solventar los problemas de gases

Una vez formados los gases intestinales, la simeticona y el carbón activado pueden aliviar los molestos síntomas. Las enzimas alfa-galactosidasa y lactasa se toman con las comidas para prevenir que los gases se forman. Existen medicamentos de venta libre en farmacias como Pankreoflat, de laboratorios Faes Farma, que disminuyen la formación y retención de gases y alivia las digestiones pesadas.

Dentro de los componentes de Pankeoflat, la simeticona disminuye la formación de gases y alivia las alteraciones digestivas que cursan con aerofagia (deglución de aire) o flatilencias (gases).

Por otro lado, la Pancreatina (enzimas digestivas pancreáticas), alivia la pesadez de estómago y mejora las digestiones lentas asociadas a la insuficiencia de enzimas pancreáticas.

Como veis, existen diversas maneras para tratar de evitar la formación de gases, y en caso de que se generen, ponerles solución. Esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda en vuestro día a día.

Fuente: Gases Intestinales, Jennifer Robinson (APHA HANDBOOK)

Tags

Related Article

Post a new comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.