Home   /   Salud  /   Empieza la primavera. ¿Puede el cambio estacional afectar a nuestra salud digestiva?
Empieza la primavera. ¿Puede el cambio estacional afectar a nuestra salud digestiva?

Terminamos el invierno y comenzamos con la primavera. ¿Puede esto afectarnos a la salud digestiva? ¿Puede ello contribuir a la formación de gases? Lo cierto es que si, y que tiene una explicación muy lógica.

Primero, uno de los cambios que siempre se dan de estación a estación, es el cambio de temperatura. Ya sea de más a menos grados, o de menos a más, el cuerpo tiene que seguir un proceso de adaptación para sobrellevar el nuevo clima. De invierno a primavera sube la temperatura, pero no nos confiemos, puede seguir haciendo frío, por lo que tenemos que seguir con un trabajo de prevención. Además, sabemos que debido al estrés, el sistema inmune está más débil, y los resfriados todavía persisten pese a no ser invierno. Ya que el sistema inmune y el digestivo están muy ligados, tendremos que tenerlo muy en cuenta.

Algo que podemos hacer es la toma de probióticos, ya que nos puede ayudar a repoblar y optimizar la flora intestinal para que cumpla su función y combata las bacterias patógenas, asegurando así la correcta asimilación de nutrientes a través de la mucosa intestinal.

Existen una serie de hábitos que podemos adoptar para intentar ayudar tanto al sistema inmune como al sistema digestivo a afrontar los cambios de estación.

  • No a los ambientes con aire viciado. Tratar de ventilar de día el hogar para evitar estas situaciones.
  • Mantener siempre de manera parecida las temperaturas en casa. Entre 18 y 21 grados más o menos. De la misma manera, que la temperatura de todos los habitáculos de la casa sea parecida, para evitar cambios bruscos.
  • Así mismo, evitar cambios bruscos de temperatura en todos los ámbitos.

¿Los cambios estacionales pueden causar gases?

Lo cierto es que en sí el cambio estacional no genera gases, pero sí lo hacen ciertos factores que lleva consigo. Como por ejemplo el estrés. Entramos en marzo, se acercan los exámenes finales, tenemos que empezar a pensar en las vacaciones de Semana Santa y verano… existen situaciones en el cambio estacional que nos puede llevar a una situación de estrés.

 

Y sí, el estrés puede favorecer la formación de los indeseados gases intestinales. ¿Por qué? El cerebro y el intestino usan la serotonina como neurotransmisor, que se conoce como la hormona del bienestar. La falta de esta substancia puede provocar problemas digestivos.[1]

 

Un estudio que se realizó en el 2004, demostró que el estrés provoca que el vaciado del contenido del intestino sea más lento, y así el proceso digestivo se dificulta. Al mismo tiempo, también pueden aparecer diarreas, ya que se acelera el tránsito a nivel de colon.

 

De esta manera, los molestos gases se generan cuando los alimentos que no se digieren van en su camino hacia el intestino grueso. ¿Y esto por qué pasa? En situaciones de estrés, el organismo no considera al sistema digestivo esencial para la supervivencia inmediata y da prioridad a otros órganos. De esta manera se ralentiza o detiene por completo la producción de enzimas digestivas, debido a que el movimiento muscular del intestino se interrumpe y el alimento queda atascado, generando así más gas.

 

Teniendo presente lo leído, tenemos la posibilidad de tratar de solventar los problemas de gases con ayuda de medicamentos de venta libre en farmacias como Pankreoflat, de laboratorios FAES FARMA. Su contenido de simeticona, destruye las burbujas de gas y ayuda a reducir las digestiones pesadas.

[1] [1] Vaciado Gástrico en Trastornos Gastrointestinales Funcionales

 

Related Article

Post a new comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.