Home   /   Recetas  /   ¿Elaboramos nuestra propia cerveza artesanal? ¡Por qué no!
¿Elaboramos nuestra propia cerveza artesanal? ¡Por qué no!

Nada mejor que tomar una buena cerveza fresca en un día soleado. Para que engañarnos, este elixir entra estupendamente haga sol o lluvia. La sensación de saborearla a la sombra un día de extremo calor es inigualable, pero un día de lluvia y frío se hace más llevadero con nuestra amiga espumosa en la mano.

¿Qué opináis de la cerveza artesanal? A nosotros nos encanta y es una evidencia que cada vez más bares y locales se especializan y diferencian de la competencia incluyendo en sus cartas la mayor variedad de cervezas posibles.

¿Os gustaría aprender a hacer esta bebida? Seguro que al menos sentiréis curiosidad del proceso de elaboración de esta deliciosa bebida refrescante. Cada cerveza es un mundo, y para lograr una buena se tiene que practicar mucho, pero nosotros vamos a indicar aquí los pasos que tenemos que dar para su elaboración y los materiales y utensilios que necesitaremos.

Se puede hacer de formas diferentes y utilizando diferentes trucos y técnicas pero nosotros vamos a dar unas pautas para su elaboración guiándonos con este artículo de la Bioguia:

Estos son los utensilios que necesitaríamos en principio para su elaboración:

-1 olla de acero inoxidable del tamaño que necesitemos

– 1 báscula de cocina

– 2 fermentadores de 30 litros con grifo y al menos uno de ellos con tapa.

– Cuchara espumadera para oxigenación

– Válvula de fermentación con juntas de goma

– Tubo trasvasador de líquidos

– Cierrabotellas

– Tapitas para las botellas

– Cepillo limpia botellas

– Botellas

– Tubo rígido de embotellar

– Probeta –para hacer mediciones

– Densímetro de precisión para hacer mediciones

– Termómetro de precisión de cristal

Vamos ahora con la elaboración, si ponemos ingenio lograremos hacerla pero lleva su tiempo y requiere de paciencia.

Para que nos queden 15 litros de Cerveza necesitaremos 30 l de agua declorada, 4,5 kg de cebada malteada, 25 gr de lúpulo y un sobre de levadura especial para hacer cerveza.

Antes de nada, advertir que el líquido solo debe ser manipulado por recipientes y utensilios desinfectados, lo contrario podría alterar en gran medida el sabor y la calidad del producto.

Lo primero de todo es maltear la cebada. Se tiene que cubrir con agua y dejar unos dos días, pasado el tiempo se le quita el agua que haya sobrado. Entonces lo tapamos con un trapo para que se mantenga en oscuridad y lo dejamos así de 4 a 6 días para que el proceso de germinación se cumpla.

Empezamos con la cocción.  Metemos la malta en agua caliente en una olla y la mantenemos a fuego lento (65º) por dos horas. Lo que nos quede será el llamado mosto, un líquido espeso y dulce.

Ahora tenemos que hervir el mosto a borbotones durante una hora y media y de mientras ir añadiendo el lúpulo progresivamente. Esto le dará el amargor característico a nuestra bebida, y evitará que se llene de bacterias. Cuando termine el proceso hay que remover fuerte para mandar los “residuos” que se hayan formado al fondo.

Ahora toca trasladar y enfriar el líquido rápidamente. ¿Cómo hacemos eso? Pasaremos la cerveza por el interior de un caño de cobre enrollado y enfriado con hielo previamente, para pasarlo de 100 a 20º en poco tiempo. Después de esta acción, le añadiremos la levadura, que la tendremos hidratada desde el día anterior.

La mezcla lograda anteriormente la pasaremos a un fermentador para lograr su fermentación.  Así se convierten los azúcares en alcohol y gas. Este recipiente de fermentación se debe cubrir con un globo pinchado para que no entre aire externo y por lo contrario, si salga.

Una semana en un lugar fresco bastará para que adquiera más liquidez y que una vez destapado logre más fuerza y espuma. Después, lo pasaremos al otro fermentador y lo tendremos en frío durante otra semana más. Si tenemos tiempo, es aconsejable dejarlo más tiempo para lograr mejores resultados.

Ya solo quedaría embotellar con la ayuda de un colador y cerrarlas. Tendremos que guardarlas en un lugar protegido de la luz y estarán listas para su consumo.

Enfriadlas bien en la nevera y a disfrutar de nuestras espumosas elaboradas en casita. Lógicamente, como con todo, recomendamos un consumo con moderación ¡Que aproveche!

Tags

Related Article

Post a new comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.