Home   /   Recetas  /   Trucos para que el bizcocho nos quede perfecto
Trucos para que el bizcocho nos quede perfecto

Se va acercando el fin de semana, y tras toda la semana cuidando la línea toca darle al cuerpo un caprichito, ¿verdad? ¿Qué os parece preparar un buen bizcocho en casa para desayunar unos cuantos días?

No os vamos a dar ninguna receta en este artículo. Pero sí las claves para que el bizcocho os quede perfecto. Con perfecto queremos decir los más esponjoso posible, que no quede apelmazado. Del sabor ya se encargarán los ingredientes que uséis.

Vamos con los consejos.

Los Ingredientes

  • Nos metemos de lleno con los ingredientes. Se podría decir que la repostería es una ciencia exacta, por lo que tenemos que seguir al pie de la letra las recetas y proporciones de la misma. A no ser que queramos experimentar y crear nuevas recetas, es conveniente seguir las indicaciones de la receta con total exactitud.
  • A no ser que se indique lo contrario en la receta que estamos siguiendo, todos los ingredientes tienen que estar a temperatura ambiente. No os olvidéis de sacar de la nevera los productos que necesitéis un rato antes.
  • A día de hoy existen muchas variedades de harina que ya traen las levaduras integradas. Es recomendable usar harina de trigo común y añadirle la levadura aparte para poder controlar bien las cantidades y proporciones que usamos.

El secreto está en la masa

  • Un buen bizcocho, si queremos que está esponjoso, tiene que tener una masa con mucho aire. Por ello tenemos que batir los huevos adecuadamente.
  • Existen ideas dispares sobre cómo batir los huevos. La clara y el huevo juntos, por separado, mezclando los huevos con el azúcar… hagamos como lo hagamos, tenemos que batir con fuerza y lograr que la masa triplique su tamaño. Es aconsejable hacerlo cerca de una fuente calor, o incluso sobre un cuenco lleno de agua caliente. De esta manera, generaremos el aire más fácilmente.
  • En el proceso de “aireado de la masa” también tiene importancia el tamizado tanto de la harina como de la levadura química. Tamizaremos estos ingredientes antes de incorporarlos al huevo y azúcar.
  • Es importante añadir la harina al huevo inmediatamente después de haberlo batido. Recordemos que hemos batido con ganas para poder formar burbujas de aire. Si esperamos, ese aire desaparecerá y perderemos esponjosidad en el bizcocho.

El horneado es de vital importancia

  • Una vez preparada la masa, tendremos que meterla al horno inmediatamente para aprovechar el aire generado. Por ello, tendremos que precalentar el horno para que esté caliente preparado al terminar la masa.
  • Por norma general, la temperatura idónea para preparar el bizcocho es a 180ºC. Pero, como todo cocinero sabe, todos los hornos no son iguales. Tendremos que ir descubriendo el punto idóneo del nuestro.
  • Esta pauta que vamos a dar quizá sea la más importante del horneado. Una vez metida la masa al horno no se puede abrir la puerta hasta que el bizcocho haya subido del todo. Digamos que hasta que pasen dos tercios del tiempo que el bizcocho va a estar en el horno, no podemos abrir la puerta.

Como veis, no os hemos dado una receta concreta de bizcocho pero si las claves a seguir en cada una de las recetas que decidáis usar. ¿Os animáis este fin de semana? ¡Esperamos que os quede estupendo!

Related Article

Post a new comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.