Home   /   Recetas  /   Unas cuantas recetas de Carnaval. ¡Que no nos pille la fiesta por sorpresa!
Unas cuantas recetas de Carnaval. ¡Que no nos pille la fiesta por sorpresa!

Los carnavales están a la vuelta de la esquina y no nos pueden pillar desprevenidos. Hay ciertos dulces que solo se toman en esta época y claro que sí, nos tenemos que saltar la dieta. No pasa nada, más tarde lo quemamos bailando al ritmo de Río de Janeiro.

Uno de los Carnavales más famosos a nivel internacional lo tenemos en Santa Cruz de Tenerife. No sería mala idea pasar algún año unos días allí y mezclarnos con la impresionante fiesta que se vive en esa isla. No obstante, si lo pasamos en nuestras casas, podemos celebrarlos igualmente recreando las recetas más típicas de estas fechas.

Recetas típicas de Carnaval

Leche frita

Empezamos por una de las recetas más típicas, la leche frita. Sin tener mucha dificultad es un postre o desayuno genial. Necesitamos 400 ml de leche, 200 ml de leche consensada, 65 gr de harina de maíz, 1 limón, huevo batido, aceite de oliva, 25 gr de azúcar, una ramita de canela y canela en polvo también.

Los pasos de la elaboración son los siguientes. Reservamos un vaso de leche y el resto lo ponemos a calentar en una cazuela con la leche condensada, la ramita de canela y la corteza del limón. Cuando la mezcla esté calentita la colamos y reservamos.

¿Recordáis el vaso de leche que hemos reservado? Lo mezclamos en un bol con la harina de maíz. Cuando esté bien mezclado, añadimos la mezcla que hemos colado previamente, y volvemos a mezclar bien. Cocinamos todo en una cazuela a fuego suave hasta que espese bien la mezcla y la dejamos enfriar bien extendida en una bandeja.

El último paso sería cortar la mezcla en pedazos del tamaño que queramos, pasarlos por harina y huevo batido y freír. Es muy importante que el aceite esté muy caliente. Las dejamos en una bandeja sobre papel de cocina para que absorba toda la gras, espolvoreamos azúcar y canela y listo.

Torrijas de Carnaval

Seguimos con unas torrijas de carnaval. Si hay una manera buena de aprovechar el pan duro del día anterior es haciendo torrijas, un postre muy típico de en estas fechas. Para esta receta necesitaremos unas 8 rebanadas de pan, 700 ml de leche, 300 ml de nata, una ramita de canela, 50 gr de azúcar, un poco de canela en polvo, dos huevos batidos (Si hacen falta más se añaden), un limón y aceite de oliva virgen.

Estos son los sencillos pasos que hay que seguir para la elaboración de las ricas torrijas. Ponemos a calentar en un cazo la leche, la nata, la rama de canela y 3 cuartas partes de azúcar. En una bandeja ponemos las rebanadas de pan extendidas y cuando tengamos la leche caliente la vertimos sobre estas empapándolas bien.

Ponemos a calentar abundante aceite con una ramita de canela en una sartén. Escurrimos bien las rebanadas de pan y las pasamos por ambos lados por huevo batido y a freír en aceite bien caliente.

Como en la receta anterior, dejamos las rebanadas sobre papel de cocina para que absorba todo el aceite posible, y espolvoreamos azúcar y canela en polvo.

Orejas de Carnaval

Terminamos esta lista con las famosas Orejas de Carnaval. Necesitaremos para la elaboración dos huevos pequeños, 50 ml de anís, unos 500 gr de harina de trigo, 100 gr de mantequilla, 120 gr de azúcar glas, la ralladura de un limón, 100 ml de agua, aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal.

Pese a tener muchos ingredientes la receta es bastante sencilla. Rallamos el limón y lo reservamos para más tarde. Derretimos la mantequilla y la ponemos en un bol con el agua (Que esté templada), la sal, la ralladura de limón, el azúcar, el anís y los huevos. Lo removemos todo hasta que esté sin grumos y añadimos la harina poco a poco y vamos mezclando con varilla. Cuando tengamos toda la harina echada, mezclamos con las manos hasta que tengamos una masa homogénea. Dejamos reposar una hora para que termine de coger cuerpo.

Ahora toca estirar la masa y darle forma a las orejas. Cogemos bolas del tamaño de una nuez y las estiramos todo lo que podamos con ayuda de un rodillo o vaso. Las tiras tienen que ser lo más estrechas posibles. El tamaño de cada “oreja” tiene que ser de 18×12 más o menos.

Una vez tengamos la forma deseada dada, procederemos a freír. Ponemos el aceite en una sartén a fuego medio suave y freímos por ambos lados. Un truco para saber cuándo hay que echar las orejas es echando un poco de mezcla en la sartén, cuando empiece a dorar será el momento. Hecho todo esto, solo queda dejarlas sobre papel absorbente, y espolvorearlas azúcar glas por encima.

Si no habéis tenido suficiente con estas 3 recetas, en este enlace que dirige a la web Recetas de Rechupete, podéis encontrar muchas más. Sobre todo, disfrutad de la cocina y ¡que aproveche!

Tags

Related Article

Post a new comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.