Home   /   Experiencias  /  Recetas  /   Un paseo a la gastronomía típica polaca (Varsovia-Cracovia)
Un paseo a la gastronomía típica polaca (Varsovia-Cracovia)

Os vamos a proponer una escapada más que interesante para pasar unos días y despejarnos de la monotonía. Son muy frecuentes las salidas de 4 o 5 días a conocer las dos ciudades más representativas del país, Varsovia y Cracovia. Las dos son muy bonitas, pero si tenemos los días contados, mejor dejar más días para ver la zona de Cracovia, ya que allí tenemos que ver el gueto judío, la ciudad antigua, y desde allí tenemos que visitar Auschwitch y las minas de sal Wieliczka. En Varsovia no podemos dejar de ver el Parque Lazienki, dónde podemos encontrar ardillas correteando, y el Old Town, precioso lugar donde se dan cita artistas callejeros y podemos comprar algún suvenir.

Bar Piw Paw en Varsovia

Vamos ahora a hablar un poco de las costumbres gastronómicas de este lugar lleno de historia. Empezamos por la bebida. Si algo hay que destacar a este respecto es la gran cerveza que tienen y el vodka nacional que puedes tomar, sin excesos, claro. Con el vodka lo mejor es dejarnos aconsejar por el camarero y pedir uno tradicional. Hay muchas marcas de cerveza, y en algunos bares de Cracovia podemos encontrar el medio litro a 1 €. Si sois amantes de este brebaje, no podéis dejar de visitar en Varsovia el bar Piw Paw, Contendrá alrededor de 90 tipos de cerveza diferentes y unos 60 grifos distintos.

Vamos ahora con algo que no podemos dejar de probar en estas tierras. Nos saltamos las carnes y pescados, y vamos directamente a las características recetas. Advertimos, la comida polaca está llena de especias y es bastante fuerte. Vamos a proponer 3 platos que sin duda tienen que estar presentes en este viaje:

Zapiekanka

Zapiekanka: Es una receta típica que consiste en media baguete cubierta principalmente con champiñón, jamón, queso y verduras, aunque a día de hoy las podemos encontrar con todo tipo de ingredientes. Las podemos consumir en restaurantes, en típicas pizzerías, e incluso en puestos a pie de calle. Es muy recurrente para comer algo rápido y seguir “turisteando”. Es típico comer alguno para quitar el hambre haciendo una pausa al visitar el Gueto Judío de Cracovia.

Pierogi

Pierogi

Otra receta típica que descubrir. Es una pasta rellena de queso, carne, verduras o setas que tiene forma de empanadilla. Aunque su forma pueda sugerir que es una empanadilla cocida en vez de frita, no tiene nada que ver. Tiene una textura muy suave y como casi todo, la mezcla está muy especiada, por lo que el sabor es bastante intenso. Está muy buen y seguro que lo encontráis en la mayoría de restaurantes.

 

 

Sopas

El bar de la abuela

En Polonia Son muy típicas unas sopas que se hacen a base de harina de trigo fermentada y algunas otras harinas. Se sirven tradicionalmente en hogazas de pan vacías, y esto hace que la sopa se mezcle con la miga del pan, creando una masa más espesa. Para degustar esta receta es muy recomendado el restaurante conocido como el de “La abuela”, o como se llama, “U Babci Maliny”. Se sirve comida tradicional polaca y su especialidad son estas deliciosas sopas.

Sopa Barszcz biały

Hay muchas variedades pero la que siempre se suele recomendar es la “Barszcz biały”, que se elabora a partir de una harina fermentada y se mezcla con huevo cocido, cebolla frita, salchichas y se sirve con patata cocida. ¡Buenísima!.

No podemos terminar el artículo sin decir que un sitio muy tradicional donde comer son los “bares de leche”. Se fundaron en la época comunista y tenían unos precios muy asequibles para los trabajadores. Se llamaban así porque la comida que daban estaba elaborada a partir de productos lácteos. Un sitio barato y de lo más tradicional para una buena comida.

Y hasta aquí esta breve introducción a la gastronomía polaca. No dudéis en escaparos a estas dos ciudades y disfrutar de sus gentes, su comida, y su bebida. ¡Que aproveche!

 

Tags

Related Article

Post a new comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.